.¿ Tendrán beneficio las fantasías sexuales? ¡ POR SUPUESTO!  Antes definamos que son: Las fantasías sexuales y/o eróticas son una representación ficticia o imaginaria del deseo de hombres y mujeres en un acto plenamente sexual. Este tipo de pensamientos crean en la persona emociones, satisfacción y hasta una excitación y con ello trae beneficios de las fantasías sexuales

Algunas de estas fantasías sexuales se pueden realizar y otras no porque pueden resultar complicadas de hacerlas y menos si no tienes pareja. De igual forma, pensar en cómo sería ese encuentro sexual poco habitual puede reforzar una relación y hasta llevarlo a un plano más divertido de pareja.

Te puede interesar: ¿ cómo ser un buen “polvo”?

Es innegable que en algún momento de nuestras vidas las hemos tenido. Hasta algunas estadísticas de sexólogos afirman que nueve de cada diez personas acostumbran a tenerlas presente (fantasear), de manera habitual y es totalmente normal. Desde que el cuerpo comienza a cambiar, comenzamos a soñar, a imaginar y a tocarnos como quisiéramos que alguien lo hiciera.

La importancia de una fantasía del subconsciente (imaginario), es la relación sexual que se da en cada persona. Las experiencias vividas, la cultura, las informaciones sociales respecto a la sexualidad y todo lo concerniente al tema, nos hace volvernos expertos a medida tomamos fuentes de estimulación, válidas además, para el manejo correcto de nuestra mente.

Desde el nacimiento, la sociedad, nuestros mayores y las creencias que hemos recibido son las que nos indican lo que está bien o mal, lo que es aceptable y lo que no en la sexualidad. Esto puede causar conflictos y así, casi sin darnos cuenta, empezamos a poner límites a ciertos deseos relacionados en este placer.

 

Beneficios de las fantasías sexuales

  1.      Liberan tu cuerpo del estrés
  2.      Mayor imaginación sexual
  3.      Más erotismo en la relación
  4.      Mejoran los niveles de comunicación con la pareja

Te puede interesar: ¿ Cómo hacer sexo oral a una mujer?

Los beneficios de las fantasías sexuales son infinitos. Usar el potencial que nos brinda la capacidad de fantasear puede ayudar a enriquecer y disfrutar más de la vida sexual. Además, tener espacios para fantasear nos ayuda a no relegar la sexualidad para lo último. Nos solemos acordar del sexo justo por la noche, después de X activad, cuando estamos en estado de relajación. Fantasear nos permite dedicarle espacio a la sexualidad, potenciar la creatividad y darle magia a las relaciones.

Según un estudio de la Universidad de Montreal, dirigido por Christian Joyal y detallado en el diario El País de España, contaron con una muestra de 1.500 adultos (mitad mujeres y mitad hombres), donde dieron cuenta que a la mayoría de los hombres les encantaría que sus fantasías se hiciesen realidad, mientras que las mujeres prefieren que esas escenas se queden en su mente.

Esto se debe a que, según el experto, las mujeres en general distinguen claramente entre la fantasía y el deseo. Hacerlas realidad depende de cada persona, de su intimidad y de la forma en que lleva su vida sexual. Además, afirma que hacer realidad una fantasía puede tener resultados estupendos, pero en algunos casos puede ser traumatizante ya que una vez materializadas pueden perder cierto grado de intensidad que generan cuando sólo suceden en nuestra mente, porque dentro de nuestra mente tenemos el control y podemos idealizar todo aquello que nos complazca.

Imagínate entonces que las expectativas no sean muy altas y el deseo de vivir la fantasía sea elevado… sin duda, harías que en la fantasía se descubran nuevos aspectos de sí mismo y de la pareja, de la vida sexual en pareja que se acostumbra a beneficiarse de una inyección extra de pasión.

Pensar en los beneficio de las fantasías sexuales es también:  incrementar el deseo sexual, el autoestima, aliviar el estrés, incrementar la creatividad, excitación y mucho más.

Cómo Darle "Oleadas" de PLACER a Tu Mujer!

Reclama Tus $10 de DESCUENTO AHORA!
Adquiere el Programa Completo “Maestro del Orgasmo” + 4 Bonos de Regalo

¿Deberíamos practicar nuestras fantasías sexuales?

Si, rotundamente tanto en hombres y mujeres. Ten en cuenta que el sexo no es un acto egoísta y se hizo para disfrutar responsablemente.  Eso sí, mira las consecuencias, si es que las tiene, que podría tener esa fantasía sexual para tu vida. Hay que poner límites.

Fantasías eróticas para salir de la rutina

El sexo y la rutina son los peores enemigos. Para mantener la llama de la pasión encendida entre las parejas es indispensable tener creatividad, desprenderse de los tabúes y atreverse a innovar, como ya mencionamos en líneas anteriores los beneficios de las fantasías sexuales son infinitos y mas para encender la llama del amor.

Hay muchos tipos de fantasías: tú pareja y dos lesbianas,  hacerlo con colegialas, una orgía, sexo con extraños, sexo oral, sexo en público etc.

Soñar no cuesta nada e  imaginar estos momentos y situaciones con tu pareja pueden abrir un mundo de experiencias y expectativas interesante. ¿Quién no ha soñado con tener su pareja con otra lesbiana y que le hagan sexo? ¡Es tan normal como saber que somos humanos!

Esto, más allá de no ser malo, es una terapia que nos reconforta. Las fantasías, aunque no todas se cumplen y signifiquen un estándar de exigencia al placer, son necesarias para reforzar experiencias en la imaginación y darle otro toque a las relaciones.

Pero el truco no solo está en disfrutarlas, también en contarlas, así sea miles de veces y creerse el cuento. No está mal una orgía con dos mujeres o tener sexo en público, delante de muchas personas. Aprovechar un ascensor o hacerlo en un piso alto mientras los transeúntes están al acecho.

Sin embargo, es bueno resaltarlo porque hace parte de las fantasías principales de algunos. Haga un balance de cuántas ha hecho, cuáles quiere cumplir y qué enseñanzas le han dejado para su vida sexual.

Siempre tenga como premisa arrepentirse de lo que hizo y no de lo que dejó de hacer. Recuerde que no por ser fantasías o sueños, tienen que ser irrealizables. Acuda a dichas experiencias sexuales, sueñe, imagínese, ponga a volar esa mente, atrévase a más. ¡Todo puede ser real, prográmese!

Juegos sexuales como ingrediente de fantasías eróticas

La imaginación y la desinhibición son las armas más potentes para la lucha contra la rutina sexual. por ello recomendamos leer muy buen los beneficios de las fantasías sexuales.

Para ello, podemos valernos de algunos juegos sexuales que nos den un empujón para dar rienda suelta a nuestra creatividad.

Las esposas, por ejemplo, suelen ser un juego muy común en estos tiempos y útil para sumergirnos en cosas picantes. Atar e inmovilizar a tu pareja hace que tú seas responsable de darle placer. A la vez, dicho escenario es más que excitante. ¡Anímate a sorprenderla!

Tápale los ojos. Puedes usar algún lino o pañuelo que te sirva como antifaz. La idea es que queden bien tapados e inhabilites la vista, para que así logres activar en ella otros sentidos como el sabor y el tacto. Toda experiencia sensorial nos derrite de placer.

Respira sobre su cuerpo. Son trucos sencillos pero llenos de placer. Pasa tu boca cerca de sus sitios erógenos (cuello, orejas, ombligo, abdomen y entrepiernas). Deja que tu aliento se apodere de su piel y sin tocarla, sientas que está a punto de explotar.

¿Sabías que el no poderle responder a una mujer en el sexo puede acabar con tu noviazgo, matrimonio…?

Confesarle a tu pareja las fantasías 

Algunos sexólogos consideran que si se debe confesar tus fantasías más íntimas, ya que pueden convertirse en una de las herramientas más eficaces para salir de la rutina y encender la chispa de la pasión.

Sin embargo, otros expertos del tema recomiendan no ser tan comunicativos en estos temas. Sobre todo si recién están teniendo intimidad con esa persona especial. No será lo mismo, por ejemplo, comentarle que nos gustaría que nos masturbara o tener sexo oral a sugerirle participar en una orgía.

Recuerda tener mucha mesura y empatía al momento de dialogar con tu pareja sobre el tema.

Ideas de fantasías sexuales para hombres y mujeres 

  • Hacer una orgía.
  • Hacerlo en una piscina
  • Grabarse en un video
  • Jugar con comida
  • Hacerlo con una virgen
  • Hacerlo en el cine
  • Dos mujeres al tiempo
  • Con una extranjera
  • Con una famosa
  • Fetiches con los disfraces (enfermeras, policías, gatas).
  • Hacerlo con una mujer prohibida (casada o comprometida).
  • Un momento sadomasoquista
  • Ver una mujer mientras se cambia de ropa
  • Ver y estar con dos lesbianas

Te puede interesar: ¿ Cómo ser un macho alfa?

La diversión en la actividad íntima es clave para alcanzar el punto más alto del placer y aunque nadie tiene una verdad absoluta frente al tema, existen algunos trucos que se pueden tener en cuenta para romper la rutina en la cama  y traer  beneficio de las fantasías sexuales

Quienes fantasean con su pareja y le expresan sus deseos, fortalecen la relación y tienen mayor nivel de autoestima, confianza y afecto por el otro. El sexo esporádico dota a nuestra vida de emoción, de vivir el momento salvajemente, de desinhibirnos por completo de miedos, pudores y prejuicios.

Sin embargo, el sexo en pareja es distinto. Tenemos a nuestra pareja al lado, sabemos que podemos hacer el amor con ella cuando deseemos, que dormimos a diario con ella y, por lo tanto, el sexo puede dejar de ser emocionante y aventurero.

Nuestra pareja es quien mejor nos conoce, por eso es con quien más podemos disfrutar del sexo. Como ella nos toca, pocas amantes de una noche lograrán hacerlo. Es una de las grandes ventajas de tener pareja estable.

El enemigo de la rutina puede aparecer en cualquier momento, por eso, debemos luchar para impedir que esa rutina se apodere de nuestras sábanas y aumentar la pasión en nuestra relación.

La evolución de las fantasías eróticas

Casi todos conocemos la escena de American beauty en la que una joven Mena Suvari yace desnuda en una bañera cubierta de petalos de rosas rojas. Y la conocemos incluso sin haber visto la película.

Es la representación más icónica de cómo un Kevin Spacey en plena crisis de los cuarenta fantasea con la amiga de su hija. Quizá no sea políticamente correcto, pero probablemente no sea el único que ha tenido una fantasía sexual de ese tipo.

Durante mucho tiempo han sido consideradas un tabú, pero la revolución sexual de las últimas décadas ha logrado que las fantasías sexuales pasen a ser una parte fundamental de una vida sexual sana y completa’, así lo detalló el diario El País, en su artículo: ‘Qué fantasías sexuales tienen los hombres en la cabeza’, en 2016.

Esas ideas e imaginaciones que tenemos y nos hacen poner feliz la mente, favorecen nuestra creatividad sexual. Recibir estímulos, sin duda, nos hace ser más creativos y coherentes con nuestros pensamientos. Y ni hablar de lo que ese tipo de cosas (fantasías), genera en las mujeres.

Una fantasía es una representación mental que evoca algo vivido o creado en nuestra mente y que provoca excitación sexual. Aquí caben todas las representaciones: imágenes, elementos sensoriales, tacto, olfato, lo escuchado y hasta el calor corporal. ¡Así de potente es nuestra mente!

EN CONCLUSIÓN: activa todas estas recomendación y sácale provecho a los beneficios de las fantasias sexuales.